Adopción que sale mal, la frase más fea…

Adopción que “sale mal”.   Desde luego puedo asegurar con rotundidad que es la frase más fea que se le puede decir a un padre o a una madre.

¿Cómo contestas a quien te dice que hay una adopción que sale mal?

¿A alguien se le pasa por la cabeza que le digan que qué tal ha salido “lo de tener un hijo”?
¿Comparamos hijos con lavadoras? ¿con móviles de última generación? Estamos locos cosificando niños,  la maternidad y la familia.
O más bien…nos rodean maleducados, sin empatía, sin escrúpulos y completamente gilipollas.
Lo importante es tener el arrojo para contestar: “mi hija no ha salido, ha entrado en mi familia y es lo mejor que me ha pasado”.

Creo que este argumento lo he repetido más veces porque lo siento así. Adoptar a mi hija es lo mejor que me ha pasado.

¿Qué puede salir mal en una adopción? Nada. Por favor no lo comparemos con la compra de algo, con una contratación, con un viaje, un coche… es horrible!!

niño en actitud triste y desesperado mirando libros
Decir que una adopción sale mal es una barbaridad.

¿Hay problemas a lo largo del proceso de adopción? por supuesto. Es una situación muy complicada y tal y como nos explicaron en los cursos de formación de la Comunidad de Madrid, es la última medida que se toma por el bien del menor. Para nosotros es la gran oportunidad de formar una familia pero para los niños es asumir que su familia biológica no lo ha podido cuidar.

Los periodos de espera son largos, la incertidumbre es dura, el papeleo se complica, a veces te encuentras con personas al otro lado de las ventanillas sin una pizca de empatía, surgen conflictos en la pareja porque cada uno gestiona el proceso de una forma… pero cuando de pronto llega el día, el primer día del resto de tu vida, todo lo anterior se olvida. Al menos así me ha pasado a mí. Yo estuve esperando 4 años para ver la cara de mi hija y si llego a saber que sería como es, la hubiera esperado mil años más, y además contenta!

Pero por favor, que no vuelva a escuchar que puede hay una adopción que sale mal. Cada niño es un mundo y dependen de las circunstancias de vida, y lamentablemente no está ligadas a la forma en la que llegó a la familia. Desde luego si miramos las estadísticas creo que entre delincuentes, la tasa de personas que fueron adoptadas es mucho menor que la de personas que estuvieron en la tripa de sus madres. No tengo el dato pero desde luego que si en cualquier manada, atentado, robo o similar hubiera participado alguien adoptado, lo sabríamos porque sería lo primero que contarían de él.

Con tranquilidad digo que a mí no me ha pasado, nadie me ha dicho esa barbaridad pero se dicen estas cosas. Y ahora que lo he pensado creo que ya estoy preparada para contestar. O no, igual me voy directamente. Que me importen las opiniones de las personas que me importan.

 

Deja un comentario