Archivo de la etiqueta: Navidad

Regalos de Navidad

Recién terminadas las fiestas y con la vuelta a la rutina, el tema más comentado es la locura de regalos que reciben los niños (y las niñas :)).

Nosotros hemos intentado planificarlo mínimamente y decidimos que solamente le íbamos a comprar un regalo: unos patos de goma para la bañera… los podía haber comprado hace ya un par de meses, pero decidí tener algo que quería (yo) para ese día.

El resto no tiene mucho sentido. Además de tener ya mucho de todo (juguetes, ropa y complementos varios) es muy pequeña y no se da cuenta de nada, ni por supuesto lo valora. Está en la época de disfrutar más de su propio de pie que de ningún otro regalo.

Seguir leyendo Regalos de Navidad

Navidades con presencias y ausencias

Van pasando los días y aunque quiero no tengo tiempo de sentarme a escribir en el blog.

 

Durante los días previos a la Navidad mucha gente me iba diciendo lo maravillosas y diferentes que iban a ser estas fiestas con Lola en casa. Y no les faltaba razón – pero si algún dato. Desde que Lola está en casa, ningún día es como el año anterior. No lo fue el 26 de abril (el día que llegó a casa), no lo fue el 2 de junio, ni el 3 de agosto, ni el 23 de septiembre… ningún día es igual que el año pasado desde que ella está en casa. Es muchísimo mejor. Y la Navidad también está siendo diferente. Es muy pequeña para darse cuenta del significado de estos días y para mí son todos igual de importantes, aun así la hemos llevado a ver las luces, que le encantan aunque sean procedentes del escaparate de una tienda; a hacer el tradicional paseo familiar del 25 de diciembre por las playas de Llanes, viendo como su tío y su abuelo despiden el año con bañito; a ver a Papá Noel, con foto incluida;  le hemos un pijama rojo con gorro incluido… lo único que me ha faltado es hacer una felicitación de Navidad con su foto; ni siquiera una imagen con el móvil.

Lo más emocionante de estos días es ver como ella, con sus casi 9 kilos de peso, convierte cada día “normal” en especial. Es el centro de atención en todas las comidas y cenas, en los paseos, en las compras, en las visitas a casas de amigos, en las de los amigos que vienen a casa… es una pasada.

Y tan emocionante como eso es ir viendo como las familias de “amigas y conocidas” se van completando. En estos días hemos vivido asignaciones más de personas muy especiales, que he ido conociendo a través de redes sociales y que aunque a algunas no las conozco en persona han sido muy especiales también. Bienvenidos M y R!!

La cruz de estos días, que realmente son más especiales de lo que a veces nos gustaría, es la falta de movimiento en el grupo de Polonia. Van pasando los días y los meses y crecen los plazos que se estimaron cuando empezaron los procesos. Me gustaría pensar que la situación del país es buena y no necesitan recurrir a la adopción como medida de protección de sus menores, pero creo que no es así. No se puede culpar a nadie concreto o al menos yo no sé dónde está el problema. Lo que sé es que estas familias lo están pasando mal viendo como arrancan hojas del calendario, como de nuevo su deseo para el 2017 es el mismo que el del año 2016 e incluso del 2015. Ya no sé qué decir para animarles porque las palabras hace tiempo que perdieron el significado. Lo único que les consolaría es recibir una llamada de teléfono.

lola-en-san-martin
Lola en la playa de San Martín (Llanes)

8 meses más, 8 meses menos

Ya son ocho meses…empezando el noveno. Por ahora no nos está resultando especialmente difícil la espera pero ya llegamos a una una fecha delicada que se parece muuuuucho a los nueve meses del embarazo (el de las mujeres, si seguimos pensando en el de las jirafas y los elefantes, vamos bien).

Este último mes tiene las fiestas de Navidad. Tan alegres para unos y tan tristes para otros. Normalmente yo soy del primer grupo por estas diez razones:

  1. Me gusta ir a pasar la Nochebuena a Llanes, me gusta pasear por las playas asturianas (mis favoritas) en invierno; a veces incluso hace solecito.
  2. Me gustan mucho los Reyes Magos. Me gusta levantarme por la mañana y correr al salón a ver qué me han dejado y así de paso ver si he acertado en mis peticiones para otros. Nunca me gustó recibir dinero, ni comprarlo por adelantado ni hacer la carta.
  3. Me gusta la cabalgata de los Reyes Magos, aunque este año llegué tarde, en mi empeño en pensar que era a las ocho de la tarde – menos mal que no aposté porque hubiera perdido todos mis regalos-. Me gusta ver esa noche a mis casisobrinos (A, A y J) pensando en que “se tienen que portar bien”.
  4. Me gusta recibir regalos y que me encanten … “¡me como el ticket regalo!”
  5. Me gusta que cuando me escriben correos electrónicos de trabajo se despidan con un “feliz 2015” . Ellos los dicen con buena intención y un poco en general, pero yo, que sé lo que me haría muyyyyy feliz en el 2015 y me teletransporto mentalmente a Polonia.
  6. Me gustan las felicitaciones personalizadas en cualquier formato, pero las de correo postal me encantan (este año recibí por lo menos 14 o 15).
  7. No me gusta recibir whatsapps de cadenas por muy buenos deseos que digan que transmitan.
  8. Me gusta ver la sierra de Madrid nevada desde mi casa
  9. No me gusta que llegue el 2 de enero y me recuerden que el 1 de enero Valdesquí está abierto y se me había olvidado. El año que viene no se me pasa!
  10. Este año, y como novedad hemos celebrado Nochevieja en casa y me ha gustado preparar la cena.

La nota negativa de este mes ha puesto el terrorismo. Esta vez “ha tocado” en París y porque está cerca, porque he ido varias veces, porque no me lo esperaba, porque me recuerda al 11M, porque ya no tenía miedo de esto… me ha dejado tocada. “todos somos Charlie”