Película de adopción: En buenas manos

Ayer por fin fui al cine. Fui a ver la película “En buenas manos”.  Una película de adopción.

Una gran película de adopción
Una gran película de adopción

Me ha encantado la película En buenas manos. Para mi ha significado volver a aquellos días, los mejores de mi vida. Cuando me estaba pasando lo más importante y fue mil veces mejor de lo que había imaginado. Mejor que mis mejores sueños. Fue verlo con una cámara desde fuera. Ver lo que no veía en ese momento, bien porque no estaba allí o porque estaba zombie.

Vi en la película como un mujer toma la decisión de dar a su bebé en adopción. Como su interés principal es que el bebé esté bien, que sea feliz y que se quede “en buenas manos. Que le quieran. Me lo había imaginado muchas veces, la pienso con frecuencia y más en ocasiones especiales. No se imagina lo que se está perdiendo. Y lo agradecidos que estamos a su decisión, su valiente decisión.

Vi en esta película como lo miman en el hospital, como le acarician, le cantan y le quieren temporalmente. Como lo cuidan con cariño y le dedican los minutos que tienen y que no tienen. Cuando siento no haber estado yo aquellos días a su lado, dedicándole minutos y horas. Y ser los únicos que la abrazaban. Siempre nosotros. sin cambiar de brazos. Y lo agradecidos que estamos a ese equipo del hospital que la tuvo en brazos los primeros días y le dedicó sonrisas y abrazos.

Vi en la película como las instituciones se ponen en marcha sin perder ni un minuto, para que el bebé esté lo antes posible en buenas manos. Cuanta gente trabaja rápidamente y cuántos organismos tienen que ponerse de acuerdo, y lo hacen. Estamos también muy agradecidos del cariño con el que nos trataban a nosotros sabiendo que ellos “no trabajan para encontrar el mejor bebé para una familia sino la mejor familia para un bebé”. No sé si seremos los mejores para Lola , espero que sí. Que hayan acertado.

Vi como el bebé pasa de mano en mano esperando a su familia. Todas las manos le acarician, mientras espera a su familia . Vi como una familia de acogida se entrega en cuerpo y alma mientras aparece la familia perfecta para ese bebé. Como se alegra cuando llega el final de esa etapa y el principio de la vida en familia. Qué gestos.

Vi en la película como una mujer recibe el ofrecimiento de adopción y se tiene que tumbar a respirar. Es muy fuerte. Años de espera y de imaginaciones que se convierten en segundos donde todo pasa.  Yo pedí que parasen de leer el expediente de mi hija. Tenía que asimilar lo que estaba escuchando. Tenía que digerir cada palabra. Y saborearlas. Mirar al padre y ver que estábamos juntos.

Vi como esa madre no encontraba palabras para hablar cuando tuvo delante por primera vez a su hijo. ¿qué le dices a esa persona que lo es todo para ti?

Y las dudas. ¿cómo vas a solucionar sus dudas? Las preguntas. Los cabreos. Con información. Acertando a veces y fallando otras. Con cariño. Dando confianza. Besos.

Te recomiendo esta película si estás en un proceso de adopción (seas padre, madre, hermano/a, abuela, abuelo, tío, amigo o amiga, profesor….

también creo que es muy interesante si te adoptaron o  si conoces de cerca a alguien que adoptó.

Ver películas de adopción no es ir a ver dramas. Es ir a ver una realidad. Una cara B de la vida.

La película tiene muy buenas críticas, y la puedes ver aquí, y una frase que me ha encantado: En buenas manos plantea una sociedad mejor gracias a los nuevos modelos de familia.