Archivo de la categoría: Adopción internacional

Parando el contador

Aquí se para el tiempo. Paramos de contar los días que nos quedan hasta llegar a Piiii.

No es fácil dejar atrás casi mil días, 22.513 horas pensando que a nuestra familia se uniría a un pequeño polaco, Piiii. Hemos paralizado el expediente en Polonia porque así nos lo han recomendado – pedido – exigido en el IMMF (Instituto del Menor, Mujer y Familia) ya que parece que nuestra asignación en Madrid  está cerca… y eso es una muy buena noticia!

¿Cómo de cerca? No lo sabemos. Tenemos algunas familias por delante que, si todo sigue su curso normal, tendrán su asignación antes que nosotros. ¿y cuándo la tendrán ellos? Tampoco se sabe. Nunca sabremos, ni nadie nos podrá decir, cuándo habrá niños en situación de ser adoptados.

dibujo-de-adios-hasta-luego

Algunos niños son recién nacidos cuyas madres han decidido dar a sus hijos en adopción y otros han pasado por otras situaciones en su corta vida que les han llevado a una familia o casa de acogida y, por suerte, cada día son menos los menores. Pero también por suerte, para los que pasan por esta situación, estamos nosotros, esperándoles con los brazos abiertos y con más ganas que nunca.

 Paralizar pero no Cerrar. ¿Por qué? Porque el proceso de adopción, cuando se trata de más de un menor, tiene unas normas. Seguir leyendo Parando el contador

Comparto artículo 

Este artículo lo he encontrado en el portal de Adoptivanet y me ha encantado . Es propiedad de Ranae Regehr que lo ha escrito para Xojane. Nos tenemos que ir preparando para lo que pueda llegar. Lo peor será que muchos comentarios de este tipo nos llegaran de la gente que más queremos:

Los padres adoptivos sienten amor verdadero, con sus hijos verdaderos, y son verdaderas familias. Fin de la discusión.No me mal interpreten, yo sé que el próximo par de comentarios son bien intencionados, pero por favor escuchen lo que quiero decir, porque realmente pueden causar que se eleve mi ritmo cardiaco, que se corte mi respiración y que suba mi presión sanguínea.

La adopción es hermosa y no un caso de tan rara ocurrencia. Lo mas probable es que conozcas a alguien que ha sido adoptado, has conocido a padres adoptivos o quizás incluso ha pasado por tu mente la idea de adoptar. Sin importar que sea por adopción o por nacimiento biológico, como cualquier madre normal, amo a mi hijo de cuatro años de edad. Significa el mundo para mi. Sí, nuestro hijo es adoptado, y al igual que tu historia, nuestra historia familiar es increíblemente especial, vulnerable y personal.

Pero ese es justamente el punto; nuestra historia familiar es nuestra historia especial sobre cómo tenemos una familia, justamente de la misma manera en que la tuya es tuya. Sin embargo, en mi experiencia, cuando la gente escucha la palabra adopción pareciera que les da la esta idea de que pueden, dejando de lado el tacto, preguntar muchas preguntas personales acerca de la vida, nuestro hijo y el contexto del cuál él fue adoptado.
Antes de adelantarme, déjame evitarte la aflicción o la vergüenza de decir los siguiente tres comentarios que inevitablemente siempre surgen en una conversación.
1. “Eres tan increíble por adoptar, yo no podría hacer lo que tú hiciste”
¡Este comentario me pilla cada vez! Primero, ¿le dirías eso alguna vez a una nueva madre que acaba de dar a luz a un niño? “Eres tan increíble por dar a luz”. No, ¡jamás! De hecho, sonaría absolutamente ridículo si se hicieran comentarios como este.

En segundo lugar, y más importante, estos comentarios son profundamente falsos, porque cada niño merece un hogar. La vida no se trata de mi, y yo no soy una santa; es el derecho de mi hijo y de todo niño que nace en este planeta el tener padres que lo amen y valores profundamente. La parte de “yo no podría hacer lo que tú hiciste” simplemente te hace sonar como que no has pensado completamente la frase, por que sí, sí podrías adoptar. En todo caso, todo niño merece un hogar. Los padres adoptivos son padres simplemente a través de medios distintos. Pero eso es todo. Son padres, no santos.

2. “¿Vas a concebir algún niño verdaderamente tuyo?”

 ¡¿De verdad?! Tienes que estar bromeando. ¡No sabia que parir a un niño desde mi útero era el único criterio para que se considere alguna relación como real! Piensa en esto: ¿Es el amor hacia tu esposo o pareja real? ¡Mi hijo es mi niño verdaderamente propio! A mi no me importa si mi hijo viene realmente de mi cuerpo, por que puedo decirte con 100% de confianza que él siente como que es parte de mí.

En un punto diferente, cuando te enteras de que mi hijo es adoptado y me interrogas con esta pregunta, sumado al hecho de que tú ni siquiera me conoces, esto puede ser altamente ofensivo. En cambio, se apreciaría mucho más si preguntaras, “cuántos hijos más tendrás?”

3. “¿Saben cuál es su familia real?”

A la luz de la historia, volvamos a la pregunta de saber cuál es la familia “real” de nuestro hijo. Creo que es justo decir que enseñarle a nuestro hijo la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto, enseñarle cómo comunicarse y a respetar a otros, mostrándole cómo andar en bicicleta, sostener una cuchara, limpiarse la cola y, más importante, darle amor incondicional y apoyo son los requisitos para ser una familia real. Así que para responder a tu pregunta, sí, nuestro hijo sabe exactamente cuál es su familia real.
Ahora, no quiero dejarte siéndote culpable o como que voy a saltarte encima si me preguntas algo sobre mi familia. Yo sé a lo que te refieres cuando me preguntas estas tres cuestiones de “veracidad”, pero el leguaje es poderoso y tiene connotaciones serias que pueden hacer que los niños adoptados no sientan como que son parte verdadera de una familia. ¡Qué trágico! El mensaje para llevarse a casa es: Por favor ten tacto con lo que preguntas, especialmente si no me conoces.

Visto en Xojane & Imágenes de We Heart It

Así sería mi ECAI

No es que tenga intención de montar una ECAI, yo ya tengo mi trabajo y estoy contenta con él. A lo que me refiero en esta entrada es a cómo me gustaría que fuera la ECAI con la que gestiono mi proceso de adopción. Tampoco es que esté quejándome de la nuestra (www.creixerjunts.org) porque nuestro proceso está al inicio y no tengo ninguna queja. Me han informado del proceso correctamente y me han ayudado durante el proceso de firma con las dudas que fueron surgiendo en el camino. Aquí van 20 puntos a tener en cuenta: Paciencia

Seguir leyendo Así sería mi ECAI

Contador de días en 7 pasos

7 pasos para tener tu propio contador. Es muy útil para llevar la cuenta de procesos de adpción, embarazos, cumpleaños…y miles de historias relacionadas con los bebés – que realmente no necesitas contar pero que hace gracia ver cómo avanza.

Lo puede usar en un blog, en Facebook, Igoogle, firmas de email, firmas de foros donde participes. páginas we…etc.
1. Entra en la página http://lilypie.com/contador lilypie

2. Elige el tema del que quieres contar.

3. Si eliges “adopción” te ofrece una “cuenta atrás” suponiendo que sepas la fecha final o un contador de días sin fecha final.

4. Elige el tamaño del “sticker”, que varía en función de dónde quieras ponerlo.

5. Elige el diseño, el texto y el muñeco que avanza…tienes varios dibujos muy graciosos.

6. Marca las fechas clave

7. Pega el enlace en tu blog!!!

Yo ya tengo dos contadores….https://1diamases1diamenos.wordpress.com/contando-los-dias-2/

A la mamá de un niño adoptado

Aviso a navegantes…. Ojo con leer en momentos delicados este artículo del Huffington Post.

“Querida mamá de un niño adoptado, 

Te conocí en una clase de educación para la adopción. Me encontré contigo en la agencia. Te vi en la clase de mi hijo. Te vi en internet. Fui a verte a propósito. Pero también te vi por casualidad.

No importa. La cosa es te reconocí a la primera. Reconozco la tenacidad obstinada. El coraje. La lucha. Porque todo lo que tenías era una decisión y nada de lo que tenías era fácil. Eres el tipo de mujer que hace que las cosas pasen. Al fin y al cabo, conseguiste que esto ocurriese, lograste la familia que tienes.

Quizá rezaste por ello. Quizá tuviste que convencer a tu pareja de que era lo adecuado. Quizá lo hiciste sola. Quizá la gente te dijo que te conformases con lo que tenías. Quizá alguien te dijo que tu destino era no tener al hijo que ahora acaricias. Quizá alguien te advirtió de lo que le pasó al amigo del vecino de su primo. Quizá los ignoraste. 

 Quizá llevabas años planeándolo. Quizá tuviste una oportunidad. Quizá gastaste los ahorros de tu vida. Quizá no era tu primera opción. O quizá sí. 

Sea como fuere, te reconozco. Y veo cómo te aferras a ello. A veces con demasiada fuerza. Porque eso es lo que se suele hacer, ¿no?

Sé todos los libros que te leíste. Los que todo el mundo lee sobre los patrones del sueño y sobre los beneficios de la tela frente a los materiales desechables… Pero muchos más. Los que tratan sobre los trastornos del apego, sobre los bancos de leche, sobre los bebés que nacen con adicción al alcohol, a la cocaína, a la metadona. Libros sobre retraso cognitivo, sobre deficiencias en el lenguaje. Sobre instituciones de apoyo y asesoramiento, sobre impuestos y seguros, sobre los pros y los contras de la adopción abierta, sobre derechos y leyes…

Sé lo que es la identificación por huellas dactilares, lo que son los primeros tests, los informes de crédito, las entrevistas, las referencias. Conozco las (muchas) clases que hay. Conozco la frustración que produce un papeleo burocrático sin fin. Las horas de echar cuentas y de organizar todo tipo de campañas y ventas para conseguir dinero.  

Sé que nunca perdiste de vista lo que querías.  

Sé lo que sentiste cuando recibiste esa llamada: ese subidón interno que te llevó hasta lo más alto. Y luego el bajón de pensar que, bueno, estas cosas también fracasan.   

Quizá se lo contaste a tu madre y a un par de amigos íntimos. Quizá se lo gritaste al mundo. Quizá te diste el capricho de decorar la habitación del bebé, de comprar una sillita para el coche. Quizá te compraste una mantita suave, sólo una, y te la llevaste a la mejilla cada noche. 

Sé las visitas que hicieron a tu casa. Sé que se te agrietaron los nudillos de limpiar cada milímetro de superficie la noche de antes. Sé que se te quemó el pastel de café y que justo antes de que el trabajador social llamara al timbre, tú te estabas retocando el rímel. 

Sé que hubo visitas de seguimiento, cuando tú llevabas tres semanas sin dormir porque el bebé tenía cólico. Sé que querías demostrar a toda costa que tenías todo bajo control, aunque hubieras vuelto a trabajar y a echar horas de más… Quizá sin baja por maternidad, sin la familia, sin los platos ni las flores ni los globos de bienvenida.   

Te he visto en muchos países, en tierras lejanas, en hoteles sucios, gastando tus vacaciones laborales, luchando por entender qué te están prometiendo y qué no. Luchando por dar tu amor a ese pequeño que está desorientado y tiene miedo. Esperar, desear, saludar, amar, volar, acoger, volver a casa. 

Te he visto esperando en la puerta del hospital cuando nació el bebé, tratando de dilucidar cuál era tu lugar en esa escena. Te he visto la cara cuando oíste que una enfermera susurraba a la madre biológica que no tenía por qué seguir adelante con ello. He visto cómo dabas a la madre biológica todo tu respeto y paciencia y compasión en esos momentos… mientras te mordías el labio y cerrabas los ojos, sin saber si cambiaría de opinión, si todo había sido un sueño que llegaba a un abrupto final en un ambiente estéril. Sin saber si ese era tu momento. Sin saber casi nada.  

Te he visto mirar al bebé a los ojos, preguntándote si es realmente tuyo, preguntándote si puedes tranquilizarte lo suficiente como para dejarte llevar. 

Y entonces, coges al bebé en tus brazos, en casa, esa primera noche. Con sus deditos entrelazados en los tuyos. Con su corazón latiendo contra el tuyo.  

Conozco esa sensación. Esa perfecta y esperanzadora felicidad. 

También conozco el día de la adopción. Los nervios esa mañana, el juez, las formalidades, el alivio, la alegría. El soltar un suspiro que quizá ni siquiera sabías que llevabas aguantando durante meses. Meses.  

He visto que conociste a los padres biológicos y a los abuelos semanas o años después. Te he visto compartir a tu hijo con desconocidos que tienen su misma nariz, su sonrisa… Gente que lo quiere porque es uno de ellos. He visto que lo coges por las noches después de esas visitas, cuando está un poco revuelto y confundido y sólo quiere coger un peluche y apoyar su cabeza en tu hombro. 

He visto tu preocupación cuando a tu hijo le mandan en el colegio que haga un árbol genealógico. O cuando le piden que lleve fotos de su papá para comparar los rasgos que ha heredado. Sé que te preocupas porque puedes proteger a tu hijo de muchas cosas… pero no puedes protegerlo de ser diferente en un mundo tan propenso a celebrar la homogeneidad.  

Te he visto en la consulta del médico, rellenando el historial médico y dejando huecos en blanco, signos de interrogación, esperando que esos espacios no se conviertan después en un problema mayor. 

Te he visto responder a las preguntas complejas, a las preguntas que tienen que ver con el por qué, y con el cuánto, dónde, quién, ¿cómo, Mamá? ¿Cómo?

He visto que te preguntabas cómo reaccionarías la primera vez que escuchases el temido: “Tú no eres mi mamá de verdad”. Y te he visto sonreír con dulzura ante esa cuestión, manteniendo la calma y el cariño, hasta que te encierras en el baño y amortiguas el llanto con el sonido de la ducha. 

Te he visto avergonzarte un poco cuando alguien le dice a tu hijo lo afortunado que es por tenerte. Porque sabes con todo tu ser que es al revés.

Pero, ante todo, quiero que sepas que he visto cómo miras a tu hijo a los ojos. Y aunque nunca veas en ellos un reflejo de los tuyos, ves algo igual de potente: un reflejo de tu amor absoluto e imparable por esa persona que creció entre tus lágrimas y risas, y cuya pérdida sería la pérdida de ti misma” 

Fuente : Huffington Post

Herman@ de Piiii de Madrid

Desde el 2008…realmente lleva tanto tiempo encontrar familias para niños que lo necesitan en la Comunidad de Madrid, pero por fin, hoy se ha abierto el plazo para presentar los siguientes ofrecimientos.

Nosotros no llevamos siete años esperando esta publicación sino que “solamente” estamos llamando desde el 2012: cada tres o cuatro meses he ido hablando con cada uno de los trabajadores del departamento de Adopciones y siempre la respuesta era la misma: No sabemos nada.  Pero la semana pasada el mensaje cambió: “será pronto” “¿pronto es un mes? ¿una semana? ” “pronto pueden ser tres días. Seguir leyendo Herman@ de Piiii de Madrid

Proyecciones 

Tú que estás esperando, que sabes que va a llegar y que eso te anima , ¿No te pasa que de vez en cuando te proyectas allí donde estás empujando una sillita? ¿No piensas en la de ratos de juegos, risas y cariño que se está perdiendo ?

A mi me pasa. No todos los sitios ni a todas horas pero ahora que se va acercando EL AÑO de espera noto que me pasa con más frecuencia. 
Estamos pasando el fin de semana de San Isidro lejos de la pradera ( lo que me afecta poco porque creo que no he ido ni una vez en la vida) pero al encontrarme en otro entorno, me imagino a Piiii bañándose en esta playa, paseando hasta el puerto a tomarnos un heladito, echándose una siesta en la cuna de la primera habitación … Si es que estaríamos aquí en la gloria ! 
Las asignaciones de este año que va publicando Creixer van a un ritmo un poco más flojo del que esperábamos , aunque puede que remonte de golpe y en paralelo que nos suba el ánimo un poquito . Estamos a mitad de mes y tengo unas ganas de ver las estadísticas de este mes !  

 

Ayuda para Nepal

“Hi, situation is still not good, death troll might reached 10.000+. People are living outside of the home, in  a open area. Electricity n water suply is cut, all are depend on bottle water, so its possible it might create another health related problems. I am my family are safe, linving under the tent near to my appartment”  (miércoles 29 de abril, Mensaje de Whatsapp enviado de un amigo nepalí a mi hermano – que además es dueño de estas fotos que publico hoy y que me regaló a la vuelta de su viaje). nepal

Es imprescindible ayudarles, aquí dejo un enlace del periódico Cinco Días que explica cómo hacerlo:

Cómo ayudar desde Internet

UNICEF tiene a disposición de toda la gente que desee ayudar, una sección en su página web oficial desde la que es posible realizar una donación con la cantidad que se desee y de una forma segura.

Intermon OXFAM es otra de las ONG que también tiene disponible desde su página webdistintas opciones de realizar aportaciones para ayudar a las víctimas del terremoto en el país nepalí.

Otras ONG que también se han movilizado al máximo horas después de lo sucedido y que ofrecen la posibilidad de realizar donaciones desde sus páginas web son Ayuda en Acción,Save the Children y Acción contra el Hambre.

Cómo ayudar desde el móvil

En este caso, varias organizaciones humanitarias han habilitado un sistema de donación muy sencillo para que todo el mundo pueda aportar una pequeña cantidad que unida seguro será bienvenida por todas las personas afectadas por el terremoto.

Acción contra el Hambre ofrece la posibilidad de donar 1,20 euros para la causa con sólo enviar un SMS poniendo NEPAL y enviándolo al 28010.

Por su parte UNICEF ha activado el mismo método pero con la palabra clave UNICEF y el número 38080, al que con sólo enviar un SMS se estará aportando la cantidad integra de 4 euros, que llegarán a la organización para que los destine a aquellas necesidades más importantes en la zona de la catástrofe.

World Vision, otra de las ONG que rápidamente se ha movilizado para ofrecer ayuda a través de sus tareas humanitarias, también ofrece la posibilidad de donar la cantidad de 6 euros enviando un SMS con la palabra clave NEPAL al 38013.

Con tan solo una llamada desde tu smartphone, también podrás hacer tu donación y para ello Cruz Roja Española e Intermon Oxfam han habilitado dos números de teléfono donde llamar para realizar aportaciones. La primera de ella ha puesto a disposición su teléfono902 22 22 92 y Oxfam el 902 330 331 para todos aquellos que quieran colaborar.

Todas estas ONG y otras muchas también han puesto a disposición de todo el mundovarios números de cuentas bancarias por si se prefiere realizar la donación a través de un ingreso o transferencia en las mismas. Algunas de ellas son:

Plan Internacional

Santander ES76 0049 1892 69 2710540130
Popular ES66 0075 0078 01 0601468707
Bankia ES67 2038 1915 11 6000140686
BBVA ES05 0182 4018 14 0208515929
La Caixa ES79 2100 2927 90 0200054649

Acción contra el hambre

Santander: ES57 0049 0001 5928 1009 0000
Bankia: ES73 2038 1052 4460 0074 1510
La Caixa: ES86 2100 2999 9302 0003 0018

Unicef

Banesto: ES51 0030 8301 77 0000304271
ING Direct: ES98 1465 0100 95 6000000000

Intermon Oxfam

BBVA: ES94 0182 6035 45 0201505849
Caja Madrid: ES93 2038 8978 14 6000234285
Catalunya Caixa: ES61 2013 0500 12 0213790468
La Caixa: ES16 2100 0765 88 0200222278
SCH: ES44 0049 1806 92 2012026800
Triodos Bank: ES21 1491 0001 25 1008596122
Bantierra: ES52 3191 0003 67 4526515822

ONG World Vision

Santander: ES16 0049 5927 96 2795042708
BBVA: ES49 0182 2487 75 0208523708
Bankia ES15 2038 1893 74 3000315792
La Caixa: ES89 2100 2811 02 0200087958

http://cincodias.com/cincodias/2015/04/27/lifestyle/1430123714_499701.html

Frases con las que te comería a besos

¡Dicho y hecho! Esta es la continuación de una entrada donde contaba las “frases que me matan” y como en el caso anterior, son REALES (https://1diamases1diamenos.wordpress.com/?p=452&preview=true). Las que no me han dicho a mí se las han dicho a personas que conozco o que conocen ellas y esta entrada es un homenaje a todas las personas que esperan, esperan y a veces desesperan. Frases como estas, que a veces llegan de personas que quieres mucho pero otras de quien menos te esperas, y que de pronto te hacen sentir tan cerca…que te los comerías a besos! Comer a besos Seguir leyendo Frases con las que te comería a besos