Un día más es un día menos

Un día más es un día menos

Nos está tocando vivir una época muy complicada y ahora es cuando nos damos cuenta de que un día más es un día menos. ¡Mi mantra! Qué orgullosa estoy cuando veo que es un modo de dar esperanza al resto de la población. Así lo he sentido yo varias veces en mi vida y es una frase que nos da esperanza. Que cada día queda un poco menos para llegar al final. A un final deseado.

La Puerta del Sol de Madrid está vacía de pesonas y coches a causa del coronavirus

Ahora nos encontramos todos encerrados en nuestras casas para salir con éxito de esta maldita crisis sanitaria que estamos viviendo. Es la guerra contra la COVID19 , el famoso coronavirus. Quedándonos en casa es como ayudamos a no propagar el contagio. De este modo protegemos a los más débiles.

Los niños sin colegio desde el día 12 de marzo, padres y madres afortunados teletrabajando ( o al menos intentándolo) desde casa – los que pueden porque mantienen el trabajo y porque éste se lo permite – , los abuelos en sus casas protegidos de los contagios, la tele a todo volumen, el móvil echa humo, los aplausos de las ocho para los héroes de esta guerra, los armarios del revés…

Estamos ya cansados de memes, de vídeos ingeniosos, de discusiones medio políticas con el Capitán Aposteriori a la cabeza.. ¿hasta cuándo? ¿Cómo será el final? ¿qué grupos de población se establecerán para empezar a hacer vida normal?

De lo que más cansada estoy es de las discusiones por lo que podríamos haber hecho, por lo que hacemos, por lo que hacen, por lo que no hacen… no nos damos cuenta de que esta situación no es como ninguna que hayamos vivido? Es una guerra sin contrincante conocido, nuestras armas son nuestras casas y nuestro buen humor. ¿quién es el experto en lidiar con este enemigo? No existe.

 

¿Cuándo haremos vida normal tras la crisis del coronavirus?

¿Cómo será nuestra vida normal?

Estas son las preguntas que nos hacen darle vueltas a la cabeza, empezar conversaciones con amigos y familia.. estamos todos conjeturando y pensando en lo mucho que nos gusta la vida en el exterior.

Las ciudades están vacías. ¡qué sensación nos produjo la película Abre los Ojos con Eduardo Noriega solo en la Gran Vía. Y ahora es habitual encontrarnos con estas imágenes tan impresionantes como las que se publican en El País.

La Gran Vía de Madrid se ve vacía, sin coches ni peatones
Un día más es un día menos

Ánimo. Un día más es un día menos y para salir de esta #yomequedoencasa porque #todosaldrábien. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *