El 9 de noviembre celebramos el Día Internacional de la Adopción

El 9 de noviembre es el Día Internacional de la Adopción.

Para mí todos los días es 9 de noviembre, la verdad. O ninguno.

En Madrid el 9 de noviembre es festivo por ser el “La Almudena” pero para mí lo importante de este día es que se celebran las adopciones. Lo mejor que me ha pasado en mi vida, como ya he dicho en más de una ocasión.

Yo un día adopté a una niña que inmediatamente se convirtió en mi hija. La maravilla de la adopción. Buscándola durante años y así de pronto se hizo la magia. Y de pronto un día dijo “mamá” 

Niña con abrigo rosa jugando con una letra L gigante. Celebremos el 9 de noviembre
El 9 de noviembre celebramos la adopción de nuestra hija. Y el resto del año también.

Faltaban semanas y meses para que la administración lo supiera pero yo lo tenía claro el día que me leyeron la propuesta. O incluso unos minutos antes cuando me llamaron por teléfono para que fuéramos a leerla.Ya éramos madre e hija. Ese día ella se convirtió en mi hija y yo tuve el honor de recibir el título de MADRE. Llevaba tantos años buscándola… 

Releyendo en un blog sobre el 9 de noviembre…

Históricamente, y según he podido leer aquí en este día se celebra el Día Mundial de los Niños Huérfanos. Perder los padres cuando aún se es niño es siempre una desgracia.

El texto que sigue corresponde a la aportación que para el segundo lunes de noviembre hacen las Naciones Unidas, traducida libremente por el mismo blog:

“Trágicamente, millones de niños de todo el mundo se han convertido en huérfanos por muchas razones: la guerra, el hambre, el desplazamiento, la enfermedad o la pobreza. Para asegurarse de que no se olvidan, una vez al año hay un día especial dedicado sólo para ellos: Día Mundial de los Huérfanos, que se celebra el segundo lunes de cada mes de noviembre. Este día especial se ha puesto en marcha con el fin de llamar la atención sobre la difícil situación de los huérfanos del mundo, por lo que en este día se anima a la gente a participar activamente para ayudar a crear conciencia, apoyo y financiación para los niños sin madre y sin padre de todo el mundo. Una causa noble, donde las haya.

Gracias por acordaros de los niños que en situaciones muy difíciles llegan a nuestras familias a través de la adopción. Mi objetivo, mi obsesión y todos mis esfuerzos van encaminados a que mi hija sea feliz. Como cualquier madre o cualquier padre, sea del modo que sea que ha llegado. ¿O no?

 

 

¡Celebremos el 9 de noviembre!

 

 

Deja un comentario