Educar con miedo es educar sin libertad

Educar con miedo: ¿niños miedosos, niños seguros?

Últimamente pienso mucho en el miedo, el miedo que tienen los niños y el miedo que tienen los padres a que los niños sufran.

Es una emoción muy desagradable que sin embargo nos protege y nos aleja de los peligros.  ¿Qué peligros? los reales  y los no reales (miedos neuróticos). Y ahí estamos cada uno para decidir  o al menos intentar decidir en qué lado de la balanza los dejamos y así poder disfrutar de la vida manteniéndola íntegra.

Miedo a los perros

Hay niños que tienen miedo a los perros; probablemente sus padres lo tienen y cada vez que se cruzan con un perro, los agarran más fuerte de la mano, les dicen “cuidado que viene un perro”… ¿Qué haces si tienes 2 años y tu padre o tu madre te dice que hay que cambiarse de acera porque ese animal peludo es peligros? pues te cambias, te alivias de haberte cambiado y cortocircuitas cada vez que ves uno de cerca. ¡qué miedo!

Perro de aguas, Turco. El perro con más miedo
Turco parece un peluche, no da miedo, pero con los perros que no son conocidos no hay que fiarse!

Miedo al mar

Otros niños tienen miedo del mar. Generalmente se pasa a los cinco mionutos pero.. ¿qué haces si tienes 2 años y cuando te acercas a la orilla te cogen la mano con fuerza (o la muñeca más bien), tiran de ti cuando viene la ola, te dicen miles de veces que “no me sueltes la mano bajo ningún concepto” o tus padres montan guardias – de las que se entera toda la playa – para no alejarse de ti….?  pues huyes del agua, lloras cuando incomprensiblemente ahora te quieren meter para hacer la foto del verano, lloras cuando te salpica otro niño que corre feliz por la orilla? ¡qué miedo!

Miedo a la suciedad

¿Y la arena de la playa? si tus padres te pasan una “karcher” al salir de la playa para que no quede ni un grano de arena será porque es muy peligroso llevárselos pegados al cuerpo….entonces es normal que llores cuando esos diminutos granos se meten entre los dedos de los pies… ¿qué será lo próximo? ¿conchas? ¿polvo? ¿tierra? ¡qué miedo!

Miedo a las enfermedades

El miedo a los cortes de digestión… “¡no! ¡no se te ocurra bañarte ahora que no han pasado 2 horas desde que terminamos el desayuno y se te puede cortar la digestión, marearte en el agua, ahogarte en tu vómito y morir en los fondos de la piscina!” .  (porque claro, con 2 años vas a estar solito en la piscina porque yo me estaré echando una siesta que es para lo que se ha inventado la milonga de las #doshorasdedigestión. Los niños aterrorizados, cuando ya ha pasado el tiempo reglamentario se meten pensando que es su último baño porque aunque se haya cumplido el tiempo… ¿quién sabe si falta algún minuto? ¿y si falla el reloj?  ¡qué miedo!

Miedo a la oscuridad

¿La oscuridad? Si los padres cogen a los niños fuertemente cuando se apaga la luz, les “tranquilizan” siempre dejando una luz encendida … lo normal es que cuando se haga la oscuridad sientan pánico! Pero si siempre les han dejado ver un poquito “para que no pasen miedo” ¿qué pasa que no veo mi propia habitación?

Los niños con miedos

¿Y si se hacen todas esas advertencias a un mismo niño? Cada paso, el día a día  para él será una pesadilla y demandará el cuidado de sus padres en todo momento – sea o no necesario. Porque en eso consiste educar bien, que cada vez nos necesiten menos, que sean autónomos y que nos busquen cuando quieran estar con nosotros, no para garantizar su supervivencia.

Educando sorteando el miedo

Por supuesto que tengo miedo, y lo que más me importa es que Lola esté bien, física y psicológicamente. Estoy comprobando lo difícil que es educar a un hijo – a mi hija en este caso y la vez protegerlo. Y el mayor miedo que tengo es que no sea buena persona, que no le importen los demás, que sea egoísta, avariciosa, mentirosa, manipuladora… ese es mi mayor miedo y me esfuerzo cada día por ser mejor persona para que ella pueda mirarse en mi como ejemplo, en destacar las cualidades buenas de quienes nos rodean para que ella las vea, en mostrarle que el único destino para las personas que son así (egoístas, avariciosas, mentirosas, manipuladoras…) es la soledad.

Me preocupa que le muerda un perro y como además ella está muy acostumbrada a ellos se acerca con toda naturalidad a cualquiera de la calle. Y yo le tengo que explicar que el resto de los perros “no son Turco” y que no debe acercarse a tocarles si no los conoce.  Pero eso no significa que huya de ellos. Aprender a tratarlos, esa es la clave.

El agua es un peligro muy importante para una niña de 2 años que disfruta más que nadie cuando está en una piscina.  ¡Ríe debajo del agua casi más que en la superficie! . Lo que me parece que es más seguro para ella es que aprenda cuanto antes a nadar .y se maneje con naturalidad. Que sea capaz ella sola de salir a la superficie PARA QUE NO SE AHOGUE. Y ahora, mientras no sabe, no me separo de ella cuando está dentro del agua o le pongo un bañador con flotador, e igualmente no me separo.

¿La arena? ya se quitará. ¿la digestión? ¿los columpios? ¿las caídas? ¿correr por la calle?

El único miedo que tiene por ahora, y del que me siento orgullosa,  es a ir por la carretera y que vengan coches. Rápidamente se va a la acera y nos llama la atención a cualquiera que vayamos por la carretera.

Black Mirror

He visto un capítulo de la cuarta temporada de Black Mirror que refleja muy bien este tema:

Una mujer, en pro de la seguridad de su hija contrata un servicio por el cual, a través de un chip que se coloca bajo la piel de la niña, puede ver en una tableta dónde está su hijo (esta función ya existe a través de  Find my Iphone o similares ).  Además de tener un servicio de localización en tiempo real, la madre puede ver sus constantes vitales (y si algo va mal, poner los remedios necesarios tales como suplementos alimenticios, algún medicamento…). Y además puede ver en la pantalla lo que llega a los ojos de su hija, y además…. poner un filtro para que la niña vea pixelado los contenidos que alteran el estado de ánimo de la niña (violencia, sexo, sustos…). ¿cuáles son las consecuencias? La primera es que el primer día que la madre no conecta la aplicación, la niña tiene mucho miedo de ir sola por la calle, saber que no está su madre detrás de cada paso… qué horror! . Las siguientes consecuencias… espero que las podáis ver porque da para pensar mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *