Día de la madre

El primer domingo de mayo se celebra el Día de la Madre. Por lo que he visto hoy en la calle , medio Madrid o sino todo Madrid, sale a celebrarlo . Sigue siendo la madre quien se encarga de la comida y hoy , por ser su día , se sale a comer fuera y se “libra” a la la madre . Pues vaya!! Mañana ya es lunes y puede volver a organizar comida , cocinar, quitar la mesa , fregar … así todos los días hasta el año que viene. Esto no viene en las miles de imágenes que he recibido hoy felicitándome a mí y a todas las madres. No es tan bonito. 

Cada mes o cada semana o ¡cada día ! la madre debería poder no hacer la comida , podría repartir las tareas con el marido, padre o pareja en general. 

Llevo un año comprobando que me encanta ser madre o mejor dicho, me encanta ser la q”madre de Lola”. Todavía decir “mi hija” me produce un escalofrío emocionante y no hay ninguna actividad que me guste más que estar con ella. 

Para mí ser madre ha significado darme cuenta que aunque he descubierto que soy muy valiente y luchadora me he vuelto más miedosa. Esto se celebra? Parece que lo importante es hacer cenas, cambiar pañales, dormir poco … pero no, ser madre es querer por encima de todo que mi hija sea feliz y esté bien. Y seguramente esto lo sienta mi madre y mi abuela… porque es un sentimiento que no se va con los años.

Lo más duro es saber que su felicidad y su bienestar ahora mismo está en mi mano. Y me da miedo no hacerlo bien. Y me da miedo que copie mis defectos. Y me da miedo que nuestros actos de ahora tengan consecuencias negativas en ella. 

Espero que por ahora copie mis risas y le contagie la emoción que tengo yo por estar con ella. Que se sienta orgullosa de lo felices que nos hace a tantas personas y que se de cuenta de lo importante que es para nosotros. Al final en el día de la madre termina siendo la protagonista la hija… será porque como dice Mafalda en el cuadro que tiene mi madre en su habitación  “nos graduamos el mismo día” 

50 trucos para dormir a un bebé 

Mi abuela, con siete hijos, tropecientos nietos y muchos bisnietos siempre dice que al dicho “duerme como un bebé ” le faltan cinco palabras para ser más exacto: “de los que duermen bien”. 

Ya debería ser capaz de escribir una entrada de cómo dormir a un bebé: tengo casi un año de experiencia con casi todas sus noches, he leído libros, blogs, comentarios en todo tipo de redes sociales, escuchado entrevistas y sobre todas las cosas, he recibido consejos y testimonios de miles de madres y algún padre. 

1 . Después del baño unta a tu bebé  bien de aceite Dulces Sueños (del moradito) y a dormir . Infalible. Es un anuncio que generalmente emiten por las noches … estoy segura de que a la mañana siguiente más de uno va al supermercado a buscarlo y más de dos se conforman con que huele muy bien. 

2. El rato antes de dormir hay que hacer actividades tranquilas : leer un cuento, escuchar música (preferentemente clásica y a ser posible Mozart)

3. La casa en penumbra el rato antes de ir a la cama – cuna y por supuesto un ambiente de pocos ruidos.

4. Rutina , rutina y rutina. A la misma hora el baño, cena, biberón y a dormir . De lunes a domingo a ser posible. Fácil y sencillo.

5. Explicarle al bebé desde un rato antes que el momento de ir a dormir va a llegar. Mientras se baña, mientras cena, mientras se toma el bibe y cuando va camino de la habitación. 

Importantísimo dejarlo en su cuna y no ir. Fundamental acudir cada vez que llame. No cogerlo bajo ningún concepto. Poner una lucecita pequeña para que esté más tranquilo . Dejar la habitación a oscuras totalmente. Regular la temperatura de la habitación. No dormirlo en la silla de paseo. 49: Dar un paseo antes de dormir para que se relaje.Y 50: Nunca pasarlo a la cuna totalmente dormido. 

Con 3 meses nosotros presumíamos de poder dormir del tirón toda la noche. Incluso muchos días se dormía durante la última toma y ya hasta la mañana siguiente.

Con 8 meses la pasamos de la mini cuna a la cuna grande y de nuestro cuarto al suyo. Intentamos que se durmiera en la cuna, acompañada, y el resultado, después de probar casi durante un mes y escuchar llantos y llantos, ha sido desastroso así que hemos cambiado de estrategia. 

Hemos encontrado una forma de dormir a Lola que a mí particularmente me encanta. Nuestro ritual para dormir:
Después de cenar,jugar unos minutos en el suelo, tomar el biberón y “Lola, a dormir ”

Música tranquila, a oscuras y sentadas en una hamaca en su habitación. Se va acoplando, como cuando era pequeña, sentada encima de mi  y de frente, encajando su cabeza en mi cuello mientras canta una nana (o algo parecido). Y yo le digo que “este es nuestro momento, Lola. Estamos las dos cansadas y tan a gusto pegadas la una a la otra”. Últimamente protesta y cambia de posición unas cuantas veces pero no dura ni cinco minutos y cae rendida. 

Yo aprovecho para pensar, disfrutar de su respiración, olor… y mirar el móvil 📱!! Un poco de whatsapp , escaparates online, este blog, otros blogs, Instagram, el correo electrónico … y todo mientras ella “consolida” su sueño para después dejarla en la cuna. 💤💤

Ya sé que hoy se ha dormido así pero que cada noche es de una forma. A ver mañana.

Navidades con presencias y ausencias

Van pasando los días y aunque quiero no tengo tiempo de sentarme a escribir en el blog.

 

Durante los días previos a la Navidad mucha gente me iba diciendo lo maravillosas y diferentes que iban a ser estas fiestas con Lola en casa. Y no les faltaba razón – pero si algún dato. Desde que Lola está en casa, ningún día es como el año anterior. No lo fue el 26 de abril (el día que llegó a casa), no lo fue el 2 de junio, ni el 3 de agosto, ni el 23 de septiembre… ningún día es igual que el año pasado desde que ella está en casa. Es muchísimo mejor. Y la Navidad también está siendo diferente. Es muy pequeña para darse cuenta del significado de estos días y para mí son todos igual de importantes, aun así la hemos llevado a ver las luces, que le encantan aunque sean procedentes del escaparate de una tienda; a hacer el tradicional paseo familiar del 25 de diciembre por las playas de Llanes, viendo como su tío y su abuelo despiden el año con bañito; a ver a Papá Noel, con foto incluida;  le hemos un pijama rojo con gorro incluido… lo único que me ha faltado es hacer una felicitación de Navidad con su foto; ni siquiera una imagen con el móvil.

Lo más emocionante de estos días es ver como ella, con sus casi 9 kilos de peso, convierte cada día “normal” en especial. Es el centro de atención en todas las comidas y cenas, en los paseos, en las compras, en las visitas a casas de amigos, en las de los amigos que vienen a casa… es una pasada.

Y tan emocionante como eso es ir viendo como las familias de “amigas y conocidas” se van completando. En estos días hemos vivido asignaciones más de personas muy especiales, que he ido conociendo a través de redes sociales y que aunque a algunas no las conozco en persona han sido muy especiales también. Bienvenidos M y R!!

La cruz de estos días, que realmente son más especiales de lo que a veces nos gustaría, es la falta de movimiento en el grupo de Polonia. Van pasando los días y los meses y crecen los plazos que se estimaron cuando empezaron los procesos. Me gustaría pensar que la situación del país es buena y no necesitan recurrir a la adopción como medida de protección de sus menores, pero creo que no es así. No se puede culpar a nadie concreto o al menos yo no sé dónde está el problema. Lo que sé es que estas familias lo están pasando mal viendo como arrancan hojas del calendario, como de nuevo su deseo para el 2017 es el mismo que el del año 2016 e incluso del 2015. Ya no sé qué decir para animarles porque las palabras hace tiempo que perdieron el significado. Lo único que les consolaría es recibir una llamada de teléfono.

lola-en-san-martin
Lola en la playa de San Martín (Llanes)