Alegría multiplicada

Asignación en Madrid. Por fin. Desde esta semana tenemos una nueva amiga madrileña. Un bebé cuyos primeros datos han sido exactos a los primeros de Lola. Cuántas lágrimas de alegría, cuántos recuerdos de aquel 25 de abril cuando nos avisaron de que nos esperaban en Gran Vía, 14 para contarnos su historia y hacerla nuestra. La mejor noticia.

A partir de ahora son tres de familia y yo llevo cuatro días en los que no se me van de la cabeza. La asignación en una familia a la que quieres desde hace muchos años es lo más parecido a una propia.

Casi no hemos podido hablar porque las veces que lo hemos intentado se nos saltaban las lágrimas y los silencios lo decían todo. Falta poco para ver en persona la carita de esa niña preciosa. Esa niña, que como todas las que llegan a este mundo y se encuentran con que lo peor que les puede pasar les ha pasado,  que se merece una familia de 10. Y ellos lo son. Y todos los que le rodean. Llevan esperándola mucho tiempo y las ganas no han hecho más que aumentar.

Gracias a las redes sociales y a los grupos que se van formando de una manera u otra, es fácil enterarse de las asignaciones que se van produciendo y la alegría se divide (o más bien se multiplica) entre la que sientes por los afortunados, la que sientes al recordar la propia, la de las familias que están esperando y ya están más cerca… pero la que se siente cuando es alguien a quien quieres mucho desde hace tanto tiempo, es especial.

En estos meses he podido detectar lo que nuestros niños provocan en su entorno familiar y de amigos, o más bien en el que hasta ahora era de sus padres, o sea nosotros, o sea nuestra familia y nuestros amigos. Es una alegría y una emoción un poco diferente a los niños que nacen de barrigas conocidas. Mayor si cabe. Son niños cuya fiesta de bienvenida llevamos todos preparando muchos años, nos los hemos imaginado desde hace tiempo en nuestro entorno, haciendo nuestros planes, saliendo en las fotos familiares… Lo veo en mi familia y mis amigos. Se vuelcan.  Lola es una mimada y yo una suertuda. Ella es el centro de las miradas, sonrisas y caricias de todos o al menos yo lo siento así. Y me encanta.

Gracias

Cohete – Removed

Cohete según la RAE:

  1. Artefacto que se mueve en el espacio por propulsión a chorro y que se puede emplear como arma de guerra o como instrumento de investigación científica.
  2. Fuego de artificio que consta de un canuto resistente cargado de pólvora y adherido al extremo de una varilla ligera. Encendida la mecha que va en la parte inferior del canuto, la reacción que producen los gases expulsados le imprime un rápido movimiento hacia la altura, donde estalla con fuerte estampido.

Removed según Cambridge dictionary:

  1. to take something or someone away from somewhere, or off something (eliminar algo de algún sitio)
  2. to make a negative feeling disappear: (hacer que un sentimiento negativo desaparezca)

Este fin de semana he aprendido una nueva acepción para la palabra “cohete” y seguramente nos va a acompañar ya toda la vida cuando entramos en un proceso de adopción. “Tienes un cohete” cuando de pronto un recuerdo negativo viene a tu cabeza provocado por algo que ves, oyes, hueles, sientes…y se te pone muy mal cuerpo. Si eres un adulto notas la piel de gallina, miedo, rabia y cabreo y si te apetece lo compartes con las persona que tengas cerca. Si se trata de un niño o una niña se les pondrá la piel de gallina, sentirán miedo, rabia y cabreo y su manera de compartirlo será con una rabieta, llantos, disgustos…y seguramente no sepan ni puedan compartirlo. Qué situación más dura y triste para ellos y qué difícil para nosotros.  La propia definición la inventó una niña cuando trataba de explicar lo que le había pasado y dijo ” ha sido como tener un cohete” , y es que es un “arma de guerra”.
Continuar leyendo “Cohete – Removed”

Concurso Ser Padres…y gané!

Hace unos meses participé en un concurso de la revista Ser Padres que vi en un anuncio, probablemente en Twitter; el concurso consistía en contar el momento en el que habías comunicado la noticia del embarazo a tu familia o amigos. Menudo reto…si ni siquiera estoy embarazada.

El caso es que un poco por probar, otro por reivindicar que hay otro tipo de embarazos (aunque no me guste esa palabra para definir esta laaaaaaarga espera)  y porque una vez que te “desnudas” en público y cuentas tu experiencia es difícil parar, me presenté al concurso y…gané!!

El premio ha sido que lo publicaran en el número de marzo de la revista Ser Padres.

PD, gracias, Anne…menudo disgusto me llevé cuando al comprar “Mi bebé y yo” no aparecía mi mini artículo!
Gracias, Ruti, que me has dado la idea de guardar los recortes y enmarcarlos para que Piiii pueda presumir de madre.

Ser Padres_1 Ser Padres_2