Una chica con suerte 

Esa soy yo. Antes no lo tenía muy claro , es posible que ni lo pensara y si lo pensaba igual sentía que más bien era lo contrario . Ahora veo que  tengo mucha , mucha suerte !

No solo por vivir en el primer mundo , en una familia que se quiere y se busca , que no nos falta nada de lo neceserio… incluso de salud vamos bastante bien que es lo más importante. Y qué es lo mejor , lo que ahora en vacaciones me pasa por la cabeza? Que Lola está con nosotros , y todos los días ! Y a todas horas ! (Podría pasar más horas dormida a las horas  que nos interesa, eso sí). 

Cuando se ríe, allí estoy yo. Me mira para compartir eso que le hace tanta gracia. Puede ser un pájaro, un camión …

Cuando se hace daño viene a mi rápidamente (suelo estar cerca , o muy cerca ) y me cuenta dónde se ha hecho daño y cómo. No sabe hablar pero se le entiende perfectamente . Tenemos que acudir urgentemente a ese trozo de suelo , mesa , silla para recordarles lo malos que son. Y un poco de “cura cura sana” y problema solucionado. 

Cuando está cansada busca mis brazos ; cuando tiene hambre, mi comida o mi complicidad para prepararle algo ; cuando quiere subirse a una silla , a un sofá o una cama me hace un gesto … incluso ahora que ha “aprendido” a jugar a “Toma Tomate 🍅” también sabe cómo hacer para que juguemos .

Dice ALEX Rovira  en una de sus conferencias que hay una diferencia entre la Suerte y la Buena Suerte . La buena suerte 🍀 es la que se cultiva , la que se genera cuando creas las circunstancias y ahí me veo muy identificada. 

Yo no tengo mérito en que Lola sea como es: buena , sonriente , alegre, simpática , guapa, lista y casi no tengo mérito en que esté con nosotros. 

Pero hicimos todo lo que pudimos por crear la circunstancia: bien atentos a los plazos, a documentaciones , a fotocopias , a reuniones y luego más tarde no escatimamos en sonrisas para ella, en demostraciones de nuestra alegría , nuestro cariño, en cuidados , en noches en vela para calmar su pena, dolor o soledad , abrazos , besos , risas , cosquillas … 

Apurando minutos. Intentando que disfrute al máximo .

Y luego de pronto viene alguien y con una furgoneta en medio de Las Ramblas rompe todas las circunstancias. #Barcelona

Una familia de 3 meses

Ya llegó el 26 de julio y esta pequeña familia cumple tres meses. Parece que llevamos toda la vida juntos pero solamente son tres meses…91 días con sus 91 noches. También llevamos juntos 680 biberones, 680 pañales y desde hace pocas semanas miles de sonrisas de Lola, de las reales, voluntarias. Las que significan que nos conoce y que está bien con nosotros. Las nuestras no se pueden contar porque supongo que superan los miles…sin exagerar!!

En estos tres meses hemos salido a la calle todos los días. Es mucho más fácil de lo que parece. En la bolsa se meten cuatro biberones, cuatro raciones de leche, agua calentita en un termo, agua de repuesto, pañales, toallitas, baberos, cambiador, suero, crema de sol, aspirador de nariz, una chaqueta por si hace frío, un pijama por si llega la noche, un par de bodies, ropa de cambio… vamos que hay que hacerse con una buena bolsa porque la maleta de cada día es grande!

En estos tres meses también viajado con Lola. Dos veces a León, Asturias, San Sebastián, Bilbao y Santiago de Compostela… con estos calores nos ha ido tirando más el norte pero nuestros planes de verano incluyen también playas del sur así que con sus tres meses ya ha hecho muchos kilométros. Generalmente va muy bien en el coche. Tratamos de empezar los viajes un rato después de terminar su biberón que es cuando ella ya tiene sueño y así ya paramos en función de su hambre y sus despertares. No sé si será por primerizos pero estos primeros viajes han sido como mini mudanzas… la bañera, los repuestos, el saco de dormir, algún juguete, ropa de más, pañales de más, empapadores de más, leche de más… la cosa es llegar al destino y estar tranquilos porque no falta nada.

También hemos empezado con los baños en la piscina. Al principio lo hacíamos en una bañera pequeña, con agua calentita…pero han pasado los días y el calor nos ha dado alas para meterla en la piscina grande. A falta de uno, nos han regalado dos súper flotadores con asiento (que no puede usar sola) y con eso y en brazos nos vamos apañando muy bien.flotador-de-bebe-doble-rueda

Los días van pasando tranquilos… es increíble ver cómo avanza. De pronto ayer se dio cuenta de que en la hamaca (gran invento que merece un apartado individual) había unos juguetes y que cuando los toca se mueven. No controla muy bien lo que toca ni cuándo pero el efecto le encanta, se pone contenta, agita las manos y eso  hace que se vuelvan a mover…y así puede pasarse por lo menos… 10 minutos!

A raíz de descubrir el ventilador de techo le compramos un móvil para la cuna (ojo, unos juguetes que se mueven, no un teléfono) y le gusta mucho también. Tiene música y colores muy llamativos y ahí también sacamos un ratito de tranquilidad.

Por ahora su vida, y por tanto la nuestra, es fácil. Duerme, come, juega un rato y otra vez a dormir, comer, jugar…. Y cada vez que le toca una cosa ahí estamos nosotros para disfrutar viendo cómo lo hace.

 

Si no lo oigo, no lo creo

Vamos coleccionando anécdotas y la de ayer por ahora es la más graciosa sin duda. Estábamos por la tarde en una terraza tan ricamente y nos encontramos con una antigua compañera de trabajo de mi marido. Nos presenta (yo tenía a Lola en brazos) y ella rápidamente dice “ahh si, si nos conocimos hace poco que nos vimos en otra terraza y que además tú estabas embarazadísima”. Cara de póker. ¿Es una broma? Nos quedamos mirándonos para ver cómo reaccionaba el otro y así decidir qué hacíamos. Nada por aquí, nada por allá, sigue la conversación.

Que hemos adoptado a Lola no es un secreto pero tampoco tenemos ganas de contarlo a la primera persona que se nos cruza en una terraza. Como parte de su historia, lo saben las personas importantes para nosotros, las que nos han acompañado en el proceso, las que nos acompañan a nosotros o a nuestras familias en el día a día pero, ¿el resto? El resto no tiene ninguna importancia para nosotros. Que lo decida ella cuando tenga capacidad de hacerlo.

2016-05-01 11.28.58-2

Habitualmente cuando vamos los tres juntos nos dicen que claramente se parece al padre porque tiene el pelo, la piel y los ojos oscuros. Nosotros nos limitamos a sonreír. Puede parecerse físicamente a nosotros como nosotros nos parecemos físicamente a algunos amigos. Coincidencias. No me preocupa ni es motivo de orgullo, ni lo perseguimos. Ojalá más tarde se parezca a nosotros en las cosas que nos han gustado al uno del otro, que hacen que estemos juntos y que hayamos formado esta familia que Lola ha completado y puesto la mejor guinda que jamás pude imaginar. Eso sí que sería motivo de orgullo.